Meteorito sobre Palencia
   

Los restos del meteorito que se cree que cayeron entre las provincias de León y Palencia, en las proximidades de la Montaña Palentina, aún no han aparecido y la comunidad científica anda muy interesada en encontrarlos para proceder a su estudio. O al menos alguna señal palpable de su caída a la Tierra, que un fenómeno cósmico como el que se produjo en la tarde-noche del domingo no se ve todos los días y su trascendencia para la ciencia es más que evidente. Pero nada aún de ese 'bólido' que surcó los cielos de media España y que ayer protagonizó las conversaciones de la víspera de Reyes, antes de que los Magos impusieran su estrella de Oriente en plazas y calles.

Esas conversaciones en torno al meteorito fueron especialmente intensas en el norte de Palencia, en una amplia franja que parte de Saldaña y que lleva hasta las estribaciones de las montañas cántabra y leonesa. Porque en toda esa zona el fenómeno fue tan claro y estruendoso que ayer nadie se explicaba cómo aún no se han podido hallar más rastros de su paso, al margen, claro, de la estela de humo, fuego, luz y sonido que produjo en la tarde dominical para asombro de todos.

La comunidad científica asegura que se puede denominar 'bólido' a cualquier objeto que colisione con la atmósfera y a sus fenómenos asociados, advierte además de que son muy escasas las posibilidades de hallar restos y de que no se puede hablar de caída meteórica hasta que no se hallen evidencias y se verifique la naturaleza extraterrestre de las muestras. De ahí el empeño que ayer protagonizó la Guardia Civil en una amplia zona de Palencia y León para intentar dar con esos restos y pasar de las cábalas a las evidencias científicas, que es ahora lo que verdaderamente interesa.

 

- Publicado en el diario El Norte de Castilla el día 6 de enero de 2004

 
volver a listado de noticias