La iglesia de Tabanera, obras en el 2004, o no

La Diputación y la Junta han financiado a través de un acuerdo con el Obispado la rehabilitación de 41 templos. Las tres instituciones acuerdan que el convenio beneficie el próximo año sólo a las cinco o seis iglesias con mayores necesidades: Cozuelos, Tabanera de Valdavia, Villanuño, Santa Cruz de Boedo y Payo de Ojeda figuran entre las posibles seleccionadas para 2004.

Los vecinos de medio centenar de pueblos ven arreglar sus iglesias cada año. La Diócesis trata de dar respuesta a las necesidades de reparación de las 500 iglesias y 150 ermitas de la provincia mediante diversas vías de financiación: el Obispado, las administraciones y los fieles, que son una importante fuente de recursos. Y es que la altruista participación de los vecinos es importante. Calzada de los Molinos, Cozuelos de Ojeda, Ribas de Campos o Villalcón son sólo algunos pueblos en los que los vecinos han sido o son parte imprescindible en la restauración de sus iglesias.

Otra vía de financiación abierta por la Diócesis es el convenio que mantiene desde 1998 con la Junta de Castilla y León y con la Diputación para la actuación sobre iglesias no declaradas Bien de Interés Cultural. Según este acuerdo, la Consejería de Fomento de la Junta aporta 30.000 euros este año, otros 90.000 en 2004 y la cantidad de 30.000 euros en 2005. Por su parte, la institución provincial dedica 75.125 euros este año, 22.538 euros el próximo año y 52.635 euros en 2005. Asimismo, el Obispado ha aportado 150.300 euros a este convenio, por el que se han arreglado 50 iglesias cada año (41 en 2002).

Sin embargo, los representantes de las tres instituciones han decidido reducir el número de iglesias beneficiarias para el próximo año, dado que la financiación que se aportaba a cada una no era elevada porque había que repartir la cuantía total del convenio entre medio centenar de iglesias. La Diócesis considera que es mejor seleccionar cinco o seis templos para no abandonar obras importantes por falta de presupuesto. Cozuelos, Tabanera de Valdavia, Villanuño, Santa Cruz de Boedo y Payo de Ojeda figuran entre las seleccionadas como principales beneficiarias de las aportaciones del Obispado, la Diputación y la Junta a través del convenio para la conservación de iglesias y ermitas.

La Delegación Diocesana de Patrimonio No Cultural ya ha comenzado a enviar cartas a los sacerdotes para informarles del cambio de criterios por los que se regirá el convenio con la Junta y con la Diputación, a la vez que les solicita que expongan al Obispado sólo las necesidades urgentes.

No obstante, una comisión integrada por representantes de las tres instituciones determinará finalmente las intervenciones teniendo en cuenta el valor patrimonial del templo o la población del municipio.

Por el momento, la iglesia de la localidad de Barrio de San Pedro, que se encuentra cerrada por reformas desde febrero de 2002, acapara parte del presupuesto para obras, igual que lo hiciera el año pasado. Otras reformas a punto de empezar son las que se ejecutarán en Villerías de Campos, que cuenta con 36.000 euros con cargo al convenio, o la de Cozuelos de Ojeda, que también dispone de ese dinero a través del acuerdo entre el Obispado, la Junta y la Diputación Provincial.

También son relevantes las obras que se ejecutan en Revenga de Campos, en Carrión de los Condes, en Pedraza y en Cevico de la Torre -donde la bóveda del coro se desplomó el pasado mes de enero-, pero que son asumidas por la Junta de Castilla y León.

  - Publicado en el diario El Norte de Castilla el día 1 de diciembre de 2003
volver a listado de noticias